Los desastres naturales son una de las eventualidades para las cuales hay que estar protegidos, ya que estos suceden en cualquier momento y en cualquier lugar, muestra de ello son los sismos.

A 30 años del terremoto de 1985, la penetración de  los seguros del hogar así como los seguros de empresas que tienen cobertura contra desastres naturales, ha crecido 5% a nivel nacional, lo que pone en riesgo a la población mexicana ante un evento de esta naturaleza.

El director de Daños y Autos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Luis Álvarez, destacó que contar con una póliza de seguros del hogar y seguros de empresas, permite resarcir el daño que sufra una familia o un emprendedor al recibir la indemnización, en lugar de tener que empezar con recursos propios.

Durante la realización del “Segundo Simulacro sobre la Atención del Sector Asegurador ante Terremotos”, destacó que el sismo de hace 29 años le costó al sector 460 millones de dólares, lo que actualmente representa de 30 mil a 40 mil millones de pesos.

“Después del sismo mucha gente comenzó a adquirir los seguros de empresas y los seguros del hogar, pero las personas tienen poca memoria de estos eventos y la penetración fue decreciendo.”, dijo.

Precisó que la penetración del seguro no es como se espera, porque a nivel nacional menos de 5% de las viviendas tiene una póliza contra terremoto, y ese nivel sube a 35% considerando los seguros de los créditos hipotecarios, que en su mayoría sólo protegen el saldo insoluto del financiamiento.

Por regiones, en algunas zonas del país la cobertura es un poco más alta, como en el caso del Distrito Federal, con entre 9% y 10% de las casas, pero hay otras donde se tiene menos de 1%, como en Oaxaca.

Asimismo, indicó que en micro negocios sólo se tiene una cobertura de 3.0% de los establecimientos, nivel que sube en pequeñas empresas; en el caso de medianas y grandes compañías llega hasta 70% y las grandes industrias sí cuentan con los seguros de empresas.

El sector asegurador llevó a cabo hace algunos día, un Simulacro en el estacionamiento del Museo Rufino Tamayo, en la Ciudad de México, con el propósito de analizar y evaluar los tiempos de respuesta y movilidad en caso de una catástrofe como el terremoto de 1985.

La AMIS, en conjunto con la Asociación Nacional de Ajustadores de Seguros, trabajan en un formato simplificado para agilizar los tiempos de visita, inspección e indemnización, sobre todo para los asegurados de viviendas o micro negocios.

“Se diseñó un cuestionario simplificado para poder acelerar todos los pagos en caso de que haya un sismo o un huracán como en el de los días pasados, para que el sector indemnice de la manera más rápida posible”, puntualizó el directivo.

La importancia de los seguros de empresas y los seguros del hogar cada vez es mayor, ya que este tipo de desastres naturales pueden suceder en cualquier momento.

En Grupo Ordás, con 30 años de experiencia en el mercado, podemos asesorarte para que conozcas todas las opciones de seguros que tenemos para ti.

Protégete hoy, ponte en contacto con nosotros.
Tel. 30 00 00 00