En el proceso de apertura de un nuevo negocio, además de necesitar profesionistas como abogados, contadores, etc, es recomendable tener un agente de seguros, ya que es quien puede encargarse de todos sus asuntos relacionados con los seguros de empresas, desde la elección de uno a su medida, hasta el seguimiento de los trámites en caso de siniestro.

Los seguros no son indispensables solo para el respaldo del interior de las empresas, también los son para otras relaciones comerciales. Por ejemplo, si decide rentar un local para oficinas, el arrendador por lo general le solicitará un certificado de seguro o que figure como asegurado adicional en su póliza como seguridad de que su negocio no desaparecerá de la noche a la mañana en caso de un siniestro.

Toda empresa se encuentra expuesta a sufrir daños, sin embargo como agente de seguros, estos son algunos de los  riesgos para los que recomendamos estar siempre protegidos:

  1. Edificios: E caso de ser dueño del edificio en donde está su negocio.
  2. Bienes materiales.