Matteo Scagliarini fue noticia el año pasado cuando vendió su empresa familiar a Howden. Nos explica por qué dio el gran salto.

Mi tío y yo siempre habíamos acordado que nunca venderíamos nuestro negocio a una multinacional. Sabíamos que destruirían nuestra identidad, nuestra empresa y nuestros valores – todo lo que habíamos construido.

Cuando mi tío fundó la empresa en 1976, Andrea Scagliarini SPA fue uno de los primeros corredores de seguros registrados en Italia. Se apoya en los hombros de las generaciones que nos precedieron: mi abuelo y mi bisabuelo construyeron sus vidas en el mundo de los seguros, y sus legados ayudaron a crear nuestro negocio. Como familia, abarcamos más de 100 años de historia de los seguros, y no queríamos que eso fuera borrado por una empresa impersonal.

Así que cuando conocimos a Howden, no pensaba en vender el negocio. Ni siquiera quería asociarme a una red. Pero un amigo común me convenció para que conociera a Isabelle Cadignan, entonces directora general de la red Howden One, que buscaba un socio en Italia. Las conversaciones fueron muy bien, y Howden ofrecía una diversificación de la que sabía