Cada vez es más común escuchar de casos en donde los hackers han provocado multas millonarias a empresas de diversas industrias, por el robo de datos o de información confidencial, lo que nos hace pensar que un seguro de protección de datos y los seguros para empresas ya no son un lujo, sino una necesidad.

Un caso reciente es el de la tienda departamental “Liverpool”, en donde los criminales lograron una intrusión en correos de su personal, además de obtener información de algunos clientes.

Este delito podría costarle al menos 107 millones de pesos, entre el resarcimiento del daño a sus clientes y eventuales multas impuestas por parte de la autoridad, ya que accedieron a información de cuentas bancarias, direcciones y datos personales de clientes, los cuales se siguen publicando en el blog y en perfiles sociales del grupo de hackers al que se adjudicó el ataque.

Asimismo, dicho ataque, calificado de bajo riesgo por la compañía ante la BMV, podría tener consecuencias de otra índole, incluso jurídicas, debido a la cantidad de datos filtrados por SicKillers. Esto podría terminar en multas, debido a la Ley Federal de Protección de Datos en Posesión de Particulares, obliga a estas compañías a proteger los datos de sus clientes.

La empresa ya denunció estos hechos delictivos ante las autoridades correspondientes y estima que el riesgo derivado de dicha intrusión es bajo; no obstante, se están tomando medidas adicionales para reforzar la protección de la información de los clientes y fortalecer los sistemas, una buena idea sería mediante un seguro de protección de datos.

Manuel Morato, cofundador y director de la escuela Dev.f. (escuela de hackers), comenta que México debe aprovechar el talento hacker que tiene para crear soluciones a grandes problemas como la pobreza, la corrupción o la movilidad, por lo que es importante acercar a las nuevas generaciones la tecnología y el conocimiento necesario para generar un cambio.

Un ejemplo del talento, es la competencia S