La Ley Federal de Protección de Datos Personales tiene 4 años de vigencia, y aun así existe un gran desconocimiento de la misma.

La necesidad de regular la captación, aprovechamiento y flujo de la información personal, es obvia en una época en la que los datos personales son un activo con el que se puede negociar y sobre el que se construyen modelos de negocios multimillonarios; siendo la única manera de resguardarlos mediante un seguro de protección de datos.

 Los estudios de la Asociación Mexicana de Internet, muestran que la protección de datos personales, es una preocupación fundamental de los consumidores de canales digitales, por lo que omitir cumplir con ese marco normativo puede ser un obstáculo y provocar la pérdida de oportunidades de negocio.

De acuerdo con IFAI, ciertos miembros de la Unión Europea tuvieron incrementos exponenciales en la inversión extranjera directa recibida  por el hecho de cumplir con dicha regulación, en tanto que al carecer de ella, México no podía ser destino para capitales en rubros de importante crecimiento cuya actividad de tratamiento de datos personales es muy intensa, como lo son los centros de contacto o servicio al cliente, áreas de ventas, etcétera.

Aunque Estados Unidos no cuenta con un estatuto federal similar, su Departamento de Comercio y la Comisión Eur