La Ley Federal de Protección de Datos Personales tiene 4 años de vigencia, y aun así existe un gran desconocimiento de la misma.

La necesidad de regular la captación, aprovechamiento y flujo de la información personal, es obvia en una época en la que los datos personales son un activo con el que se puede negociar y sobre el que se construyen modelos de negocios multimillonarios; siendo la única manera de resguardarlos mediante un seguro de protección de datos.

 Los estudios de la Asociación Mexicana de Internet, muestran que la protección de datos personales, es una preocupación fundamental de los consumidores de canales digitales, por lo que omitir cumplir con ese marco normativo puede ser un obstáculo y provocar la pérdida de oportunidades de negocio.

De acuerdo con IFAI, ciertos miembros de la Unión Europea tuvieron incrementos exponenciales en la inversión extranjera directa recibida  por el hecho de cumplir con dicha regulación, en tanto que al carecer de ella, México no podía ser destino para capitales en rubros de importante crecimiento cuya actividad de tratamiento de datos personales es muy intensa, como lo son los centros de contacto o servicio al cliente, áreas de ventas, etcétera.

Aunque Estados Unidos no cuenta con un estatuto federal similar, su Departamento de Comercio y la Comisión Europa convinieron un marco de autorregulación mediante el cual las empresas pueden obtener una certificación que permitirá que sus contrapartes europeas les transfieran datos personales sin incurrir en violaciones a la Directiva, en tanto cumplan con 7 principios, mismos que aplican para el buen uso de datos de cualquier país:

  1. Notificación a los titulares sobre el propósito del tratamiento de sus datos personales.
  2. Consentimiento, sea tácito o implícito, para el tratamiento de sus datos personales y las finalidades de la transferencia.
  3. Asegurarse que los terceros a quienes transfiera sucesivamente los datos personales cumplen con estos mismos principios, o están sujetos al cumplimiento de la Directiva.
  4. Derechos de Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición de los titulares a sus datos personales.
  5. Seguridad para protección de los datos personales contra su pérdida, mal uso y acceso, divulgación, alteración o destrucción no autorizados. (seguro de protección de datos)
  6. Calidad de los datos personales, en tanto sean relevantes, correctos, completos y vigentes para los fines de su tratamiento.
  7. Recursos o mecanismos para que las quejas de cada titular sean investigadas y resueltas, así como procedimientos para verificar el cumplimiento de estos principios y obligaciones.

Se espera que el desarrollo de los esquemas de autorregulación vinculante, para lo cual la Secretaría de Economía expidió parámetros el 29 de mayo de 2014, siente las bases para que las empresas mexicanas puedan gozar de similar reconocimiento, facilitando sus relaciones comerciales con aquellos países y alcancen una posición competitiva respecto de las de otros países que se adelantaron al nuestro en legislar dicha materia.

Si tienes alguna duda en cuanto al manejo y control de datos en tu empresa, te invitamos a que contactes a los asesores de Grupo Ordás, quienes además de contar con experiencia en seguros para empresas, pueden recomendarte el seguro de protección de datos adecuado para evitar una sanción en el futuro.

Grupo Ordás - Seguro de Protección de Datos